La oración que cambia vidas

La oración que cambia vidas

La oración es una experiencia íntima y profunda capaz de cambiar vidas. La Palabra nos dice en Hebreos 4:16 que para acercarnos a Dios debemos hacerlo confiadamente si queremos alcanzar gracia, misericordia y socorro. Muchas veces por no tener esa confianza no nos acercamos y esto se convierte en un desafío para nuestro corazón y nuestra mente.

Hablar con Dios y orar trae transformación. Mi esposo, en su libro En honor al Espíritu Santo, hace una comparación entre los versículos Salmos 139:13 y Mateo 6:6, y nos enseña que en lo oculto fuimos formados todos los seres humanos. Por eso nuestro lugar de oración debe ser como el vientre de una madre para buscarlo íntimamente y ser transformadas.

La historia del predicador chino, Watchman Lee, me impresiona muchísimo. Él escribió y habló bastante sobre la oración y cuando murió las personas se sorprendieron al descubrir que sus rodillas estaban gruesas y ásperas como las de un elefante por haber pasado horas y horas en oración ante la presencia del Señor. ¡Wow! Sin duda es algo que no se adquiere fácilmente.

¿Cómo están tus rodillas en este momento? ¿Como las de un elefante o todavía suaves y tersas como las de un bebé? La Palabra de Dios dice que cerremos la puerta, que nos metamos en intimidad con Él y que nos tomemos tiempo para estar en Su presencia porque las necesidades no se resuelven con oraciones rápidas.

Para que comiencen a ocurrir milagros en tu vida debes orar en todo momento y sin desmayar en un espacio a puerta cerrada, de forma que te aísles de absolutamente todo, para que permanezcas a solas con el Señor. Por experiencia propia te puedo decir que es una práctica única, lindísima e imprescindible para todas las que creemos en el poder de Dios.

Las revelaciones más importantes son dadas en oración y en intimidad. Quienes no quieren entrar en la presencia de Dios para ser corregidas, descubiertas y transformadas no podrán ser usadas para transformar a otras personas. ¡Debemos estar dispuestos a pasar por este proceso! Aprovecha cada segundo de vida exaltando, alabando, bendiciendo y permaneciendo en intimidad con Dios; de esta forma lograrás hacer oraciones efectivas que cambiarán tu vida.

Como hijas de Dios estamos habilitadas para pedirle que nos haga justicia, que conceda los deseos de nuestro corazón y satisfaga nuestras necesidades; así que date la oportunidad de tener esa experiencia única e íntima con Él para que tu corazón y mente sean transformados en Su gran amor. Mientras más practiques este proceso, más rápido se hará parte de tu vida.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!